Las ventajas de la investigación por hipótesis (Manual UNESCO)

Continuamos con las recomendaciones del Manual para periodismo de investigación, en este caso, las ventajas de la investigación por hipótesis y los problemas que pueden acarrear cuando cometemos errores, mentimos o afirmamos sin fundamento.

hipótesis

Si comparamos el método hipotético con la mayoría de las otras formas de investigación, las ventajas en términos de ahorro de esfuerzo son evidentes. Puede parecer más arduo que la forma periodística simple: charlar con dos fuentes, reescribir un comunicado de prensa. Pero aquí estamos tratando de hacer y valorar un trabajo más arduo y relevante.

1. Con la hipótesis tenemos algo para probar, en lugar de un secreto por descubrir.

En lugar de buscar información que no conocemos a nuestras fuentes con la esperanza que fuera rutilante, podemos pedirle a las fuentes que nos confirmen algo que postulamos, y que debemos verificar. Además con este conocimiento como guia nos encontramos abiertos a recibir nueva información, pertinente.

2. Una hipótesis aumenta la posibilidades de descubrir secretos.

Los secretos muchas veces son aquellos temas por los que nadie ha preguntado. Entonces, confiando en nuestra hipótesis y abiertos a recibir información. Como dice Edwin Plenel: “si quieres encontrar algo, debes estar buscándolo”.

3. Con una hipótesis es más fácil llevar adelante un proyecto

Después de definir lo que buscamos, y donde debemos conseguir esa información, estamos en condiciones de planear tiempos para saber cuanto demorará la información. Continue reading

Advertisements

Diferencias entre el periodismo de investigación y el periodismo convencional

Vamos a repasar algunas de las diferencias que entiende el manual sobre Periodismo de Investigación y Periodismo Convencional.

Image

El Periodismo de investigación depende del material recolectado o generado a partir de la iniciativa del propio periodista, por esa razón a veces se lo conoce como periodismo emprendedor.

 El Periodismo convencional depende en gran medida de materiales producidos por otros (policia, gobiernos, empresas) por lo que es un periodismo fundamentalmente reactivo, cuando no pasivo.

El Periodismo de investigación busca material objetivamente verdadero para alcanzar el objetivo subjetivo de cambiar el mundo.

El Periodismo convencional busca crear una imagen objetiva del mundo.

El Periodismo de investigación no sólo es periodismo de vieja escuela bien hecho. Comparte las cinco preguntas del periodismo convencional, pero tiene una acepción diferente para cada una.

El “QUIÉN” no es sólo un nombre y un título: es una personalidad, con su propio carácter y estilo.

El “CUÁNDO” no es el presente de la noticia, sino un continuo histórico, una narración.

El “QUÉ” no se reduce al evento, sino es un fenómeno con causas y consecuencias.

El “DÓNDE” no es únicamente una dirección, sino una ubicación, un lugar donde ciertas cosas se hacen más o menos posibles.

El “POR QUÉ” se transforma en un “de qué manera” en una investigación.

Estos elementos y detalles hacen que el mejor periodismo de investigación tenga una poderosa cualidad estética que refuerza su impaco emocional.

Resumen Manual de Investigación Periodistica, UNESCO.

manual-investigación

“El periodismo de investigación consiste en la tarea de revelar cuestiones encubiertas de manera deliberada, por alguien en una posición de poder, o de manera accidental, detrás de una masa caótica de datos y circunstancias -y el posterior analisis y exposición pública de los datos relevantes”. Jānis Kārkliņš1

 Hace unos días recibimos el Manual de Periodismo de investigación realizado por la UNESCO y escrito por Mark Lee Hunter, y nos propusimos, además de compartirlo para que todos puedan consultarlo, realizar un breve resumen de lo que consideramos que son los puntos más interesantes a la hora de abordar una investigación de este estilo. Metodologías, trucos, consejos, ideas, experiencias de profesionales destacados, hacen de este manual una herramienta imprescindible para todo periodista, estudiante, investigador o aficionado que quiera conocer de qué se habla cuando se habla de periodismo de investigación.

Existe una creencia en la actividad periodística de investigación, acerca de que lo más importante es el hecho de encontrar información relevante. Los autores del Manual Investigación Periodistica, “La investigación a partir de historias” elaborado por la UNESCO, no comparten dicho supuesto. El hallazgo de información no es el tarea central, sino que la tarea fundamental es poder contar una historia. Tal como en otras casos, de nada sirve un buen dato sino puede inscribirse en una narración, que vuelva más interesante el hecho y que nos brinde la información necesaria para comprenderlo.

La historia será el espacio en el cual una metodología de “investigación basada en hipótesis” trabajará a medida que avance la noticia, el documental, o cualquier soporte o género que el periodista elija para abordar el problema. Hasta llegar a los párrafos finales donde se verificará o refutará la hipotesis planteada. Este método (también utilizado en las ciencias sociales, en el trabajo policial o en los negocios), cuenta con el beneficio de la brevedad y síntesis de la idea en una frase, que ahorrará mucho trabajo para la recolección de información, al limitar el tema, así también que será más fácil de comprenderlo por todo el equipo involucrado en la nota, para ser promocionado, acompañado por imagenes o gráfocps, y podrá ser defendido o recordado.

Una suerte de sinopsis que introducirá un conflicto, planteará un interrogante, o bien, como las hipótesis explicativas emitirá un juicio sobre la realidad, afirmando la existencia de una relación entre dos variables. El periodista, entonces, debe ser capaz de poder comprender el tipo de relación que se funda: por ejemplo, de causalidad: “En nuestra ciudad, una mala cocecha trae consigo un aumento de la delincuencia”.

El beneficio de este tipo de metodología (poder definir el conflicto en una línea, emitiendo una juicio) es múltiple. Puede anticiparle al periodista qué tipo de información es pertinente para buscar, a quién debería entrevistar, qué datos duros de la realidad debe conseguir y que organismo estatal u organización se los puede proveer.

Tambièn puede darle un disparador para inciar la nota, con un caso que ilustre el problema, o algun comentario que oye en la gente sobre una experiencia similar, para después ir desarrollando, y justificando ese supuesto.

La investigación por hipótesis, lleva a pensar en la posibilidad de mostrar mostrando el contexto partiendo de lo más pequeño y ser guiados por ese supuesto inicial: en el hipótetico ejemplo que estoy proponiendo, un caso de robo después de una mala cocecha y que los ladrones hayan sido trabajadores rurales, puede servir como disparador, pero siempre debemos tener en cuenta que es sólo un ejemplo y puede ser fruto de la casualidad, o ser un tratarse de un dato cientificamente pobre para después intentar generalizar

Para esto, creemos importante tener en cuenta dos conceptos cientificos, que si bien pueden parecer aburridos, ilustran y dan herramientas muy útiles sobre esta metodología de “investigación por hipótesis”.

Primero, es la llamada falacia individualista. Este concepto hace referencia al daño que podemos generar al hacer afirmaciones sobre grupos tomando percepciones o casos individuales. Esto puede parecer una obviedad, pero se lee todos los días: se toma un caso y se lo generaliza al grupo que se considera que pertenece como si fuera una constante.

Pongamos que esos delicuentes eran realmente ex trabajadores rurales que fueron despedidos y que salieron a robar. Pero no disponemos de otro caso y tal vez, con el objetivo de crear una noticia relevante aventuramos nuestra hipótesis en un titular del tipo: “Los trabajadores rurales consiguieron una nueva ocupación: ahora roban casas”. Estaríamos cayendo, además que en el mal gusto, en una falacia individualista, porque no podemos demostrar los suficientes casos para generalizar al grupo “trabajadores rurales despedidos”.

Esto nos lleva a introducir el segundo concepto, el muy útil y conocido, método inductivo. Utilizaremos una definición que dio Manuel García Morente.

 “Si la deducción parte de un concepto general para extraer de él lo que había contenido dentro de su seno, en cambio la inducción parte de hechos particulares, de observaciones, de experimentaciones, para luego ampliar la validez de estas observaciones, todas ellas particulares y contingentes, y extenderla, darle un ámbito y una validez mucho mayor de la que tenían; no ya mucho mayor, sino universal y necesaria.

Por ejemplo, hemos observado una y varias veces que el calor dilata este cuerpo, aquel cuerpo; esto ocurrió ayer, anteayer, en este laboratorio, en este otro; y he aquí que estos casos de observación directa nos bastan para sobre ellos lanzar una especie de proyectil mental que viene a parar en la proposición absolutamente general, universal y necesaria: el calor dilata los cuerpos.

De este modo, inversamente al movimiento que sigue la deducción, el moimiento de la inducción va de lo particular a lo general2”.

Continuaremos analizando el Manual de investigación periodistica de Mark Lee Hunter en los próximos posts.

1Subdirector General de Comunicacion e Información, UNESCO.
2 Manuel García Morente, “Lecciones preeliminares de filosofía”, Losada, Buenos Aires, 2001.