Entrevista a Richard Rugg: la demanda de productos sustentables

Entrevista por Carlos Manzoni a Richard Rugg, director general de programas de Carbon Trust del Reino Unido, para Diario La Nación. Una tendencia que se vuelve cada vez más palpable. Los consumidores empiezan a reconocer cada vez más la importancia de apoyar, desde el consumo, aquellas empresas que apuestan por productos que no destruyan el medio ambiente. Compartimos la entrevista.

economia verde

Mucho se ha hablado en los últimos años sobre la importancia de cuidar el ambiente, ser un productor sustentable y usar de modo responsable los recursos no renovables. Pero ¿qué ventaja monetaria contante y sonante le da esto a una compañía? Richard Rugg, director general de Programmes en The Trust Carbon, del Reino Unido, responde esa pregunta. “Ser verde trae muchos beneficios económicos a las empresas”, dice. Y enseguida muestra un caso de negocios en el que la inversión en la reducción de la huella de carbono dejó un saldo a favor de US$ 718 millones, y detalla los premios y castigos impositivos que se aplican según una firma sea o no “eco amigable”.

-¿Cómo puede cambiar la reducción de carbono al mundo empresarial?

-Esto va a permitir un cambio fundamental en el mundo empresarial, ya que el uso más eficaz de los recursos los va a ayudar a vender más, dado que los consumidores demandan cada vez más productos sustentables.

-¿Cómo hace una empresa para cumplir con ese protocolo?

-En primer lugar tienen que medir con mucha exactitud cuál es la huella de carbono que tiene, deben entender cuánto es lo que usan de energía, de agua y de otros recursos que utilizan en general. La medición es clave para poder gestionar. Entonces, sobre esa base pueden asignar prioridades en sus actividades tendientes a reducir su huella de carbono.

-Usted se reunió con gente de la Unión Industrial Argentina (UIA) ¿Hasta qué punto se atiende ese uso racional aquí?

-La UIA atrajo la atención de distintos sectores industriales, para ver cómo era este crecimiento en el camino verde. Me impresionó el alto nivel de entendimiento sobre el tema.

-Pero ¿pudo percibir si se está haciendo en las empresas locales lo que usted aconseja?

-Vi interés y acciones concretas. Estamos muy complacidos de haber trabajado con la bodega Salentein, que fue la que midió cuál es la huella de carbono del Portillo Malbec. Ellos analizaron todo el ciclo de vida del producto, el uso de la tierra, del agua y el fertilizante, y todos los procesos que lleva la elaboración, la distribución, el transporte y embotellado. Continue reading

Advertisements